EL HIGO
SUAVIZA LOS BRONQUIOS Y TONIFICA TODO EL CUERPO



external image 118_la_alacena.jpg

En su composición del higo destacan los hidratos de carbono, que suponen un 15,9% de su peso total. La mayor parte de ellos están constituidos por monosacáridos o azucares simples (glucosa y fructosa), y una pequeña parte, por disacáridos (sacarosa). La proporción de proteínas no alcanza el 1%, y la de grasas están solo del 0,3%.
Los higos son bastantes ricos en vitaminas E, B6, B1, Y B2. Por el contrario, son más bien escasos en vitaminas A Y C. en cuanto a minerales, es de destacar su contenido en potasio, calcio, magnesio y hierro. Los oligoelementos cinc, cobre y magnesio están presentes en cantidades significativas.
Los higos se dirigen muy bien, y actúan como emolientes (suavizantes) de los bronquios y del aparato digestivo; son también laxantes y diuréticos.
v Su consumo se halla especialmente indicado en los siguientes casos:

Ø AFECCIONES BRONQUIALES: Los higos en cualquiera de sus formas, pero especialmente los secos a remojo y los hervidos con leche, ejercen una acción pectoral y antiinfeccisa. Calman la tos, facilitan la expectoración y suavizan las vías respiratorias. Su uso se recomienda tanto a los que padecen de bronquitis crónica, como a los que sufren de infecciones agudas de vías respiratorias por resfriado o gripe.

Ø ESTREÑIMIENTO: Los higos frescos y los secos puestos a remojo se hallan especialmente indicados en caso de pereza intestinal. Su acción es similar a la de las ciruelas. Suavizan el conducto digestivo y estimulan los movimientos peristálticos del intestino que hacen progresar las heces en su interior.

Ø AUMENTO DE LAS NECESIDADES NUTRITIVAS: Los higos en cualquiera de sus formas son un alimento muy recomendable en caso de anemia o de fatiga por causa orgánica o psíquica debido a su acción tonificante.
Las mujeres embarazadas o que lactan, los adolecentes y todos aquellos que estén sometidos a esfuerzos físicos (deportistas) o psíquicos (estudiantes), encuentran en el higo un alimento muy nutritivo, fácil digerible y rico en energía.
En los higos secos se concentran la mayor parte de sus nutrientes, excepto las vitaminas C Y E que prácticamente desaparecen. Su efecto medicinal sobre los bronquios y el aparato digestivo es incluso superior al de los frescos.

Atentamente: Ana Jessica Romano Sosa
Rodríguez Bernal José. (2003). el poder medicinal de los alimentos. Miami Florida USA: APIA