EL LIMÒN
LIMPIA Y REGENERA LA SANGRE

external image limones.jpg

En la composición del limón destaca ante todo la vitamina C, en cantidad similar o ligeramente inferior a la de la naranja. Carece prácticamente de proteínas y grasas, y su porcentaje de hidratos de carbono suele ser de un 8,23%.
Sin embargo, los componentes más interesantes del limón desde el punto de vista dietoteràpico son los no nutritivos, es decir, las llamadas sustancias acompañantes o elementos fitoquìmicos. Se trata de sustancias carentes de calorías, que no son ni vitaminas ni sales minerales, por lo que no se las puede calificar como nutrientes.
ü ACIDOS ORGANICOS: (entre 6/8%), entre los que destacan el acido cítrico, y en menor cantidad, el málico, acético y fórmico. Estos ácidos potencian la acción del acido ascórbico o vitamina C, y poseen un notable efecto antiséptico.

ü FLAVONOIDES: Entre lo que destaca la hesperidina y la diosmina. Se encuentran en la corteza y en la pulpa del limón. Ejerce acciones fisiológicas:
· Antioxidante
· Protectora capilar
· Anticancerígena

ü TERPENOS: Son las sustancias responsables del peculiar aroma de los cítricos. Se encuentran sobre todo en la corteza. El más abundante es el d-limoneno, de probada acción desintoxicante y anticancerígena.
Aunque el limón actúa sobre todo el organismo, sus aplicaciones medicinales derivan especialmente de sus efectos sobre la sangre:
· Antianémico: aumenta la absorción de hierro
· Fluidificante: evita la trombosis
· Depurativo: facilita la eliminación de las sustancias toxicas de la sangre.

v Por ello, su uso está especialmente recomendado en los siguientes casos:

Ø ANEMIA: El limón nunca debería faltar en la mesa de una persona que padezca de anemia. Aunque su contenido en hierro es muy escaso, posee un gran poder antianémico debido a que aumenta la absorción del hierro contenido en los alimentos vegetales.

Ø AFECCIONES CIRCULATORIAS: La hesperidina y los otros flavonoides del limón refuerzan la pared de los vasos capilares, otorgan una mayor elasticidad a las arterias y evitan la tendencia excesiva de la sangre a coagularse y formar trombos.
El uso del limón está muy recomendado en caso de arteriosclerosis, tendencia a la trombosis, edemas (retención de líquidos en los tejidos) y siempre que se desee fluidificar la sangre y mejorar la función circulatoria.
Ø EXCESO DE ACIDO URICO: El limón es un gran eliminador de acido úrico, producto de desecho que nuestro organismo genera continuamente y que debe ser eliminado con la orina. Su exceso se deposita en las articulaciones produciendo artritis y dolores reumáticos, y en los riñones produciendo nefritis (inflamación).

Ø CALCULOS RENALES: La cura de limón resulta de gran efectividad para favorecer la disolución de los cálculos renales, especialmente cuando están formados por sales úricas (uratos)

Ø INFECCIONES: Por su contenido en vitamina C y en elementos fitoquimicos, el limón aumenta las defensas del organismo y lo prepara para luchar contra las infecciones. Su uso conviene en todo tipo de enfermedades infecciosas, ya sean víricas o bacterianas.

Ø ANTICANCERIGENO: El d-limoneno, un terpeno aromático que se encuentra en el limón, especialmente en la corteza, ha demostrado tener la capacidad de neutralizar ciertas sustancias cancerígenas.


Atentamente: Ana Jessica Romano Sosa
Rodríguez Bernal José. (2003). el poder medicinal de los alimentos. Miami Florida USA: APIA